Dentro de la celda no tenía forma de descargar el baño, porque la taza carecía de tanque para ello, era una especie de letrina muy insalubre.

Nos traían el agua de beber en cubos 

Mujer, 25 años, estuvo en cuatro instituciones de reclusión: en la PNR de Regla, el VIVAC, el Técnico de Alamar y en Mujeres de Occidente (El Guatao)

Durante el tiempo que duró su detención o internamiento, ¿tuvo acceso a agua limpia y potable en todo momento? ¿Cómo se garantiza este acceso cuando no hay agua corriente en las celdas/dormitorios?

 

En el único centro donde tuve agua potable todo el tiempo fue en el VIVAC. Normalmente instalaban el agua dos veces al día, por poco tiempo en la mañana y en la tarde un poco más, para que nos bañáramos. En el resto de los lugares nos tenían que traer el agua, si necesitábamos agua para beber o cualquier cosa eran los guardias los que nos la traían en cubos. En el Guatao el acceso al agua era a través de una tubería pequeñita, y de ahí recolectábamos el agua con un cubito pequeño para ir llenando los depósitos más grandes. Por la tarde los muchachos del Servicio Militar nos cargaban los cubos y nos lo traían llenos.

¿Dónde se encontraba el comedor, y cuáles eran sus condiciones de higiene y ventilación? ¿Durante su reclusión se llevaron a cabo inspecciones de higiene en los locales destinados a la elaboración e ingestión de alimentos?

 

Todos los lugares donde estuve comíamos en la misma celda. En el VIVAC había una salita de estar con unas mesas, donde comíamos. Los alimentos se elaboraban en la cocina y lo transportaban. En el tiempo que estuve recluida no supe de ninguna inspección para controlar higiene ni mucho menos.