Las condiciones de alimentación que permite un salario estándar no son suficiente para que una persona se alimente correctamente

En Cuba todos somos vulnerables, las embarazadas especialmente

Amalia tiene 36 años. Vive en la provincia Artemisa.

¿Puede describir su estado de salud?

 

Amalia esta embarazada de 5 meses. Es convaleciente del COVID-19, es asmática grado 3 y esto añadió complicaciones durante su padecimiento, llegando a estar en riesgo su vida. Fue declarada negativa una semana antes del momento de la entrevista. Como secuela de la COVID-19, Amalia ha quedado con las defensas muy bajas y una fuerte infección en los riñones. 

Igualmente tiene decaimiento, esto trae como consecuencia que no puede trabajar (como dependienta en una cafetería). De esta forma depende solo del salario de su esposo. 

¿Qué periodo de tiempo lleva presentando este estado?

 

Asmática desde el nacimiento. Convaleciente de COVID-19 de una semana al momento de la entrevista. Embarazada de 5 meses.

¿Su estado se ha visto potenciado o agravado por las condiciones de alimentación? ¿Puede describirnos en qué sentido o forma?

Amalia ha logrado una estabilidad económica por medio de remesas familiares del exterior, que le permiten alimentarse en periodos precisos de crisis, como el que atraviesa al momento de la entrevista. Por vivir en una zona costera que además tiene zonas de cultivo, Amalia logra acceder a algunos alimentos con menor complicación que en otros municipios. 

Independientemente de lo anterior, Amalia y su esposo buscan garantizar un mínimo de alimentación regular y de calidad, llegando al punto de abandonar su condición de ama de casa para aumentar los ingresos y poder afrontar la crisis alimentaria de Cuba, con un matiz especial por su condición de embarazada. A pesar de sus esfuerzos, Amalia no siente que su alimentación sea efectiva, “solo logro comer picadillo y pollo, a veces encuentro pescado y leche, pero son muy caros y tengo alimentar también a mi hijo”. Si bien el asma no tiene condicionamiento alimentario, Amalia se reconoce en un estado especial de vulnerabilidad solo por ser embarazada. “Las condiciones de alimentación que permite un salario estándar no son suficiente para que una persona se alimente correctamente y e un estado como el mío uno necesita mas atenciones. En Cuba todos somos vulnerables, estamos todos desnutridos, pero las embarazadas especialmente porque ni siquiera estando dispuesto a pagar los precios del mercado negro encuentras cómo alimentarte correctamente. Yo me siento débil hace 5 meses.”

¿N