Pero si puedo ver como los encargados de la comida viven en un estrés constante por garantizar el plato de comida diario. 

La verdad, ya perdí las esperanzas

Yolanda, mujer de 84 años de edad, residente en la Habana.

¿Puede describir su estado de salud?

 

 Me considero una persona saludable, a pesar de ser diabética me mantengo estable y aunque ya los años son bastantes no he tenido ninguna otra dificultad. 

¿Qué periodo de tiempo lleva presentando este estado?

 

Aproximadamente 12 años, era fumadora y tuve algunas complicaciones pulmonares, estuve unos meses en terapia intensiva, al borde de la muerte, me recuperé y dejé el cigarro, pero a partir de entonces padezco de diabetes tipo 2, que puedo regular con medicamentos y una dieta rigurosa. 

¿Su estado se ha visto potenciado o agravado por las condiciones de alimentación? ¿Puede describirnos en qué sentido o forma?

Obviamente, en mi casa el encargado de proveer mis alimentos es mi nieto, yo ni siquiera tengo pensión del gobierno, hace unos meses dejaron de vender la leche de dieta, que es imprescindible para mí, no apetezco todos los alimentos y mi sostén es la leche. Hasta hoy no me ha faltado, pero mi nieto pasa muchísimo trabajo para conseguirla por la calle, cada vez es más cara, o viene ligada con otras cosas. 

¿Necesita de alguna alimentación específica por su condición? ¿Cuál?

Debo comer seis veces al día, en pocas cantidades, básicamente puedo comer de todo de forma moderada, frutas